martes, 22 de mayo de 2018

Santuario de la Virgen de la Asunción del Viso



Santuario de la Virgen de la Asunción del Viso
Resultado de imagen de Santuario de la Virgen de la Asunción del Viso
Santuario
TipoSantuario
AdvocaciónLa Virgen de la Asunción del Viso.
UbicaciónBandera de España SalasAsturiasEspaña
Coordenadas43°25′11″N 6°15′31″OCoordenadas43°25′11″N 6°15′31″O (mapa)
Uso
CultoIglesia católica
DiócesisOviedo (Asturias)Salas (Asturias)
[editar datos en Wikidata]
El Santuario de la Virgen de la Asunción del Viso es la patrona del concejo de Salas y un referente de los fervores marianos de, al menos, la zona central de Asturias. Frente al templo hay una gran explanada, rodeada de árboles y un enorme paredón junto a varios robles centenarios. También es una zona de atracción turística tanto para andarines como para cicloturistas de montaña, ya que en bicicleta de carretera no es posible el acceso al santuario. La ruta a recorrer, con inicio en la propia villa de Salas, tiene como designación «PR AS-131» con un recorrido de nueve km —ida y vuelta— y un ascenso de 435 metros. Para descanso, juego y diversión familiar hay el «área recreativa del Viso» cerca del santuario, muy bien dotada y mantenida.1​ En el Libro de la Cofradía de Nuestra Señora del Viso de 1707 se hace referencia a otro anterior, de 1604, en el que cita que la devoción y el culto en este santuario se remonta a «tiempos inmemoriales».2

Emplazamiento[editar]

El santuario está situado en la cima del «monte Viso», en el concejo de Salas y a unos cincuenta km de Oviedo por la carretera N-634, también llamada en Asturias«Carretera de Galicia», y a unos cinco km de Salas. La cima del monte Viso tiene una altitud de 683 msnm y desde él se divisa, al sur, una buena parte de la Cordillera Cantábrica dominando el valle del rio Nonaya y al norte el mar Cantábrico. Puede que de esta privilegiada situación visual le venga el nombre al monte, ya que la palabra «viso» significa «altura o eminencia, sitio o lugar alto, desde donde se ve y descubre mucho terreno» según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.34

Historia[editar]

Como en muchos lugares de gran antigüedad, siempre hay una parte de leyenda referente a las raíces del lugar, y posteriormente empiezan a surgir documentos que concretan y referencian los hechos. Así ocurre también en el caso de este santuario. Además, la leyenda es muy similar a la de otros santuarios y ermitas.

Leyenda áurea[editar]

Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció a un pastor y le expresó el deseo de que se le construyera un templo en su honor en el mismo lugar de la aparición. Como el lugar estaba bastante distante de la villa y a una altura considerable, los vecinos decidieron construirlo algo más abajo, en la zona llamada «La Folguerúa», por razones de mayor proximidad y comodidad. Una vez tomada la decisión, los materiales para la construcción que se reunían cada día en el lugar elegido aparecían al día siguiente junto a la peña donde se apareció la Virgen.

Historia real[editar]

El primer «Libro de la Cofradía» que data de 1604 y el posterior, de 1709, dan noticias del culto que «desde tiempos inmemoriales» se daba a la Virgen del Viso. El edificio que existía a finales del siglo XVI era poco sólido y como tenía la vertiente a un solo agua, dificultaba su mantenimiento de forma decorosa. Debido a ello el edificio amenazaba ruina por lo que en 1614 se reedificó totalmente. Las obras consistieron en arrimar el techo a la peña haciendo en ella una excavación a modo de portal para que así estuviese protegida de los vientos y lluvias del norte. En la parte delantera se hizo una explanada de entrada, para lo que hubo de hacerse también un muro de contención, ya que el terreno estaba inclinado. En 1620 se construyó la «Casa de Novenas» dotándola dos años más tarde de cocina.4
En 1627 se hizo una gran ampliación de la explanada delantera, para lo que fue necesario construir otro gran muro de contención que cubrió al anterior. La explanada quedó, aproximadamente, tal y como se puede ver en la actualidad. El «Libro de la Cofradía» comenta la ejecución de estos trabajos de la siguiente forma: «...los vecinos de la feligresía de San Martín de Sales han allegado toda la piedra a cuestas así para el paredón como para llenar el hueco entre el paredón y este y todos los que iban a trabajar llevaban la comida de sus propias casas sin cobrar jornal alguno». En el año 1707 se volvió a rellenar la explanada con tierra y se plantaron varios robles «para más amenidad del santuario», alguno de los cuales aún se conservan a principios del siglo XXI. Al hacer las excavaciones de estos trabajos se descubrieron restos de telas y otros enseres lo cual parece confirmar la existencia en tiempos anteriores de algún ermitaño en ese lugar máxime teniendo en cuenta que hay en las proximidades una fuente llamada «del ermitaño» desde tiempo inmemorial pues ya hace referencia a ella el «Libro de la Cofradía» del año 16045
En 1708 el santuario volvió a ser reconstruido, ya que estaba muy deteriorado debido a la humedad que penetraba por la roca y también por el tejado porque estaba casi adosado a las rocas. Según el «Libro de la Cofradía», «... en el verano de 1708 se hizo de nuevo todo el cuerpo de la ermita, así de cantería como de carpintería, hízose el altar del Santo Cristo, hízose la tribuna con sus asientos, fabricose de nuevo el portal que está delante de la ermita. La madera para la obra fue todo de limosna» y muchos devotos ayudaban a trabajar, especialmente de las parroquias de Salas y Ardesaldo. A la vez que estas obras, se iniciaron las de reparación de la «Casa de las Novenas». Para el transporte de los materiales necesarios como arena, piedra, madera, agua, etc. también hace referencia a ello el «Libro de la Cofradía» que indica que acudían «...todos los que tenían bueyes de las feligresías comarcanas y todo fue de limosna...».6

Estructura y arquitectura[editar]

El templo, muy sencillo, pequeño pero de dimensiones muy bien proporcionadas sufrió una vez más, en 1945, un gran deterioro debido a un incendio, pero gracias a la devoción a la Virgen del Viso y las aportaciones de los habitantes del concejo de Salas y de sus emigrantes a otros lugares de España y América pudo reconstruirse nuevamente. Pero este edificio no fue el definitivo, sino que se edificó otro, obra de los arquitectos Somolinos de Oviedo, que se inauguró el uno de julio de 1954. Gracias a la reja existente en la puerta, los peregrinos pueden ver a la Virgen en cualquier momento sin necesidad de pedir las llaves del santuario.7
De la imagen de la Virgen se tiene la siguiente cita del historiador Iglesias Rodríguez:
:Parece ser que la primitiva imagen era de barro o piedra y de pequeño tamaño, por lo que más tarde fue sustituida por otra talla mayor de madera, habiendo sucedido a través de los tiempos y por diversas causas a cuatro imágenes por lo menos, incluida la actual. Una de ellas fue profanada durante la Guerra Civil de 1936 y la siguiente fue pasto de las llamas con motivo del incendio del santuario en 1945. La imagen actual es obra del prestigioso escultor don Manuel García Martínez, natural de Santa Eufemia, en este concejo.8
El edificio interior, que contiene la parte más sagrada y reverencial, tiene una forma singular, ya que se ajusta a la geometría de la roca y su planta es hemioctogonal, siendo la parte más alta del santuario. El pórtico que lo rodea tiene forma hemidodecagonal en el que en cada lado hay un arco de medio punto, unos abiertos hasta el suelo para servir de accesos y otros, alternados, cerrados a media altura para hacer de ventana. El conjunto tiene una disposición ascensional desde el exterior al interior con una espadaña terminada con una cruz. El santuario tiene tres tramos de escaleras para acceder a una zona desde donde se puede contemplar a la Virgen desde varios ángulos. El planteamiento arquitectónico se inspira en las iglesias que tienen gran cantidad de reliquias y permite que numerosos fieles puedan visitarlas y venerarlas como ocurre en los templos del románico tardío. La centralidad que tiene hacia lo más sagrado no es absoluta, ya que se trata de medio dodecágono, pues el templo se amolda a la forma de la roca que circunda la otra mitad.9
En el interior se encuentra la imagen de la Nuestra Señora del Viso en un retablo moderno con abundante simbología rupestre. Además están mencionadas todos las parroquias del concejo de Salas, ya que la Virgen es patrona del concejo.10

Favores y milagros[editar]

Son muchos los favores concedidos por la intercesión de la Virgen del Viso, de entre los cuales destacan los siguientes:
  • En el año 1706 hubo una gran sequía que duraba ya varios meses y ante tal situación se bajó en procesión, haciendo rogativas, la imagen de la Virgen del Viso desde su santuario hasta la Colegiata de Salas y antes de que la procesión llegase a esta, empezó a llover asegurándose así las cosechas de la vecindad.11
  • En el año 1707 el coronel Francisco de Malleza Prado se encomendó a la Virgen del Viso durante una batalla para la conquista de la ciudad de Tortosa en la Guerra de Secesión y salió salvo mientras morían todos los soldados y jefes que le acompañaban.12
  • En el primer cuarto del siglo XX cuentan los familiares de un hombre de Salas, conocido como José «El Mochilas», que durante la travesía en barco que este efectuaba desde La Habana a España se desató una tormenta tal que nadie pensaba salir vivo de aquella situación. Entonces José «El Mochilas» se arrodilló y se encomendó a la Virgen del Viso prometiéndole que cuando llegase a Salas subiría a visitarla al santuario antes de ir a ver a su madre. El temporal se calmó, José «El Mochilas» llegó a Salas a las dos de la madrugada y se dirigió al santuario tal y como había prometido para agradecer a la Virgen el que lo hubiera salvado.13

Fiestas, devociones y tradiciones[editar]

La fiesta principal es el 15 de agosto y el acto litúrgico más importante es la novena que empieza ocho días antes de la fiesta y termina el citado 15 de agosto. Hasta 1936 la novena se llevaba a cabo en el Santuario y a partir de entonces empezó a celebrarse en la iglesia parroquial de Salas, con lo que este aumentó de manera importante el número de asistentes al acto mariano. Una vez terminada la novena, la Virgen volvía a su santuario en medio de una gran procesión. Ese día tiene lugar la celebración de una Misa solemne y posterior procesión por la montaña.14

Patronazgo[editar]

Por Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos de 1 de junio de 1965 y que se hizo pública solemnemente el siguiente 15 de agosto, la Virgen del Viso fue declarada patrona del concejo de Salas. En el escrito, la Santa Sede dice así en uno de los párrafos:
:La Sagrada Congregación de Ritos, en virtud de las especiales facultades que le han sido concedidas,...en atención a lo expuesto y a los ruegos del Excelentísimo y Reverendísimo señor Arzobispo de Oviedo, ha concedido benignamente la gracia solicitada y constituido,declarado y confirmado a la Bienaventurada Virgen María en su advocación de Nuestra Señora del Viso Patrona Principal ante Dios de todo el municipio, con todos los derechos y privilegios que la rúbricas señalan a los patronos principales del lugar.15

Cofradía[editar]

No se conoce con exactitud la fecha en que se instituyó la «Cofradía de Nuestra Señora del Viso». Sin embargo, es posible situarla con cierta proximidad, ya que el papa Clemente VIII otorgó una Bula pontificia el 12 de enero de 1604, petición hecha por el licenciado Fernando de Arango, colegial de Salamanca y natural de San Martín. Esto hace suponer con bastante verosimilitud que la Cofradía ya existía en épocas anteriores, si bien no estaba instituida canónicamente. Mediante este documento, que se guarda en el arca de la Cofradía, se concedía indulgencia plenaria a los cofrades en las fiestas más importantes de la Santísima Virgen sujeta a ciertas condiciones como la de visitar el santuario o poseer la Bula de la Santa Cruzada. El papa Pio IX renovó y amplió estas gracias en 1877 mediante otra Bula y que se extendía a personas no cofrades, devotas de la Virgen del Viso. También el obispo de Oviedo don Gregorio C. de la Fuente concedió el 10 de agosto de 1604 cuarenta días de indulgencia a los que rezasen devotamente una Salve a la Virgen del Viso.13

Referencias[editar]

  1. Volver arriba MJCamina (29 de noviembre de 2010). «Ermita y picu del Viso». Consultado el 30 de noviembre de 2013.
  2. Volver arriba Varios anónimos (1709). Libro de la Cofradía de Nuestra Señora del Viso. Archivo del Arzobispado de Oviedo. pp. n.a.
  3. Volver arriba Real Academia Española (2013). «Diccionario de la lengua española (DRAE)». Consultado el 30 de noviembre de 2013.
  4. ↑ Saltar a:a b Fernández Álvarez y varios más, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Tomo 6º; pag 139. ISBN 84-7490-252-5.
  5. Volver arriba Fernández Álvarez y varios más, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Tomo 6º; pag 139 y 140. ISBN 84-7490-252-5.
  6. Volver arriba Fernández Álvarez y varios más, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Tomo 6º; pag 140. ISBN 84-7490-252-5.
  7. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Tomo 6º; pag 140. ISBN 84-7490-252-5.
  8. Volver arriba Iglesias Rodríguez, L. (1975). Breve Historia del Santuario del Viso, patrona del Concejo de Salas. Oviedo. pp. 8-10.
  9. Volver arriba Miranda y Santos, Andrea y Juan Ignacio (2002). Asociación cultural Salas en el Camino., ed. Capillas y ermitas del concejo de Salas. Salas-Asturias. D.L:AS 4983/2002. pp. 134-136. ISBN 84-607-6393-5.
  10. Volver arriba Miranda y Santos, Andrea y Juan Ignacio (2002). Asociación cultural Salas en el Camino., ed. Capillas y ermitas del concejo de Salas. Salas-Asturias. D.L:AS 4983/2002. p. 135. ISBN 84-607-6393-5.
  11. Volver arriba Iglesias Rodríguez, L. (1975). Breve historia del Santuario del Viso. pp. 8-10.
  12. Volver arriba Iglesias Rodríguez, L. (1975). Breve historia del Santuario del Viso, Patrona del Concejo de Salas. p. 10.
  13. ↑ Saltar a:a b Fernández Álvarez, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Tomo 6º; pag 141. ISBN 84-7490-252-5.
  14. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Tomo 6º; pag 140. ISBN 84-7490-252-5.
  15. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Tomo 6º; pag 140 y 141. ISBN 84-7490-252-5.










Santuario de la Virgen de Alba

Resultado de imagen de Santuario de la Virgen de Alba
Coordenadas43°11′1.06″N 5°57′41.59″O (mapa)Este diminuto santuario, pero de gran calado en la devoción mariana de los asturianos, está sobre la peña de Alba, a 1200 msnm, en uno de los municipios asturianos más montañosos, Quirós, desde donde se divisa un espectáculo imponente de montañas, paisajes y casi se alcanza a ver el mar.1​Basta señalar los picos cercanos que rodean la peña de Albapico Pelitrón, el de ToriezoPeñaruedaFontan que con sus 2408 msnm es el más alto de la zona, Cigalia con 2000 msnm de altitud y al más conocido aunque nó el más alto pico del Gamoniteiro con 1782 msnm. Como queda dicho, desde la peña de Alba se puede divisar toda la zona montaños de Quirós.2

Emplazamiento[editar]

Planta de ruta desde el embalse de Valdemurio al Santuario de la Virgen de Alba
Perfil longitudinal desde Valdemurio hasta el Santuario
El pico del Gamoniteiro es bien conocido por varias cuestiones: En lo más alto del pico se encuentran instaladas las antenas repetidoras de señales de radio y televisión de la zona central asturiana. Por otro lado, desde el punto deportivo, la subida ciclista tanto del Puerto de la Cobertoria como al pico del Gamoniteiro representan un desafío para el ciclismo de competición y para el cicloturismo. Al pico del Gamoniteiro se puede acceder por Pola de Lena y antes de alcanzar el puerto, ya bastante cerca de la cima, hay una indicación de desvío a la derecha y allí empieza la temida ascensión al Gamoniteiro. También puede subirse la Cobertoria por la otra vertiente y después de coronar, al poco de bajar se toma, a la izquierda, la desviación citada.
Los datos técnicos de su altimetría son: distancia 16,4km; desnivel: 1462m; pendiente media: 8,91%; altitud: 1772; coeficiente de dificultad: 430. Las mayores pendientes están al final, en los tres últimos km y oscilan entre el 12 y el 17%.3​ A efectos comparativos de su dureza se muestran los coeficientes de dificultad de puertos muy conocidos: Pajares: 230; Tourmalet, según la vertiente 320 y 340.4​ El Gamoniteiro lo supera con creces.
También desde el punto de vista del cicloturismo, el ascenso al santuario tiene su atractivo, ya que la subida tiene curvas en herradura, pendientes importantes, cambio de paisajes continuo. Con bici de montaña pueden hacerse los últimos cuatro km solo para cicloturistas de buena condición física y dominio de la bici en caminos de tierra y pedregosos. Con la bici de carretera hay que renunciar a hacer estos km sobre ella. La altimetría que se adjunta demuestra lo dicho.5
Su acceso normal es por la carretera AS-229 partiendo de Trubia y siguiendo hasta Arrojo. En este lugar hay que tomar una desviación hacia los pueblos de Villar de SalcedoSalcedo y Las Vallinas. Al llegar a este lugar hay que estar dispuesto a subir a pie una empinada cuesta (píndia en bable), durante más de una hora, si bien ha sido restaurada últimamente.6
Conviene señalar que esta subida ha de tomarse como una oportunidad de ir viendo en cada revuelta nuevos panoramas, pueblos escondidos y paisajes dignos de fotografiar. Es fácil que durante la andadura se pueda observar la diversa fauna de los bosques asturianos.

Historia[editar]

La erección canónica de este santuario fue en 1581 gracias a una Bula del papa San Pio V,78​ dominico y que antes de ser elegido Papa llevaba el nombre de fray Miguel de Alejandría, ya que su procedencia era la ciudad italiana de Alessandría-Italia. Estudió filosofía y teología doctorándose en Bolonia y fue ordenado sacerdote en 1528. Poco después de su ordenación fue nombrado Prior de Alba.9

Leyenda[editar]

La leyenda áurea dice que en el cercano pueblo de Villar vivía María, una jovencita que tenía diez hermanos menores que ella. Todavía de madrugada iba con las ovejas al monte, donde solían pacer, y no retornaba a su casa hasta el atardecer, pues así se lo había ordenado su madrastra. Solo comía de lo que ella se procuraba, pues no le daban nada y, a pesar de todo, salía contenta y cantando hacia el monte todas las mañanas.
Mientras las ovejas pacían, ella recogía las flores más bellas que encontraba para ofrecérselas a una bella señora que vivía en una cueva de la peña de Alba. Mientras tanto, los lobos eran los que cuidaban de su rebaño, pero un día ocurrió una tragedia: un lobo devoró a una cabritilla. El pánico hizo presa en María por lo que le diría su madrastra y se le ocurrió entrar en la cueva para pedir ayuda a la señora que también veía en sueños muchas veces. En aquel momento apareció frente a ella un cabritillo idéntico al descuartizado.
Maravillada por el suceso, María lo contó al pueblo, que acudió en masa al lugar indicado por María y encontraron la talla de una Virgen enterrada. A la vista de ello, el pueblo decidió construir en ese lugar una ermita en la que se venerase a la Virgen, lo cual viene haciéndose desde hace siglos con el nombre de Virgen del Alba.10

Estructura y arquitectura[editar]

El edificio es de construcción muy sencilla sin relieve arquitectónico; posiblemente por las dificultades de acceso que tiene no se hiciera otro mayor, si bien se amplió posteriormente pero de forma muy modesta. Por el momento este es el único santuario de Asturias que carece de carretera de acceso. En una visita de don Florentino Fernández junto con otras personas el 14 de agosto de 1987 se encontraron los restos de lo que fue la Casa de las Novenas. El santuario pertenece eclesiásticamente a la parroquia de Salcedo.11
El santuario consta de una sola nave y sacristía pero con un interesantísimo retablo del siglo XVIII, que preside la imagen de la Virgen de Alba. La imagen de la Virgen es de vestir, teniendo tallada solamente la cara, las manos y los pies.

Favores y milagros[editar]

Con el paso del tiempo, el rosario de favores en torno a la Virgen de Alba, concedidos por su mediación a los que reccurrían a la ella, fue creciendo enormemente. Un par de ellos valen de muestra. El primero se desarrolló en el siglo XIX durante los sucesos de la insurrección de Cuba. Un soldado español, quirosano, iba a ser fusilado y cuando ya le apuntaban los insurrectos, gritó: «¡Por la Virgen de Alba, no me matéis!». El jefe insurrecto detuvo la orden de fuego y le dijo al soldado: «Valor, paisano, estás salvo». Y es que aquél jefe insurrecto era otro quirosano que las circunstancias de la vida le llevaron a tal situación.12
El segundo también se refiere a un hecho de vida o muerte. Un sacerdote quirosano estaba preso en la Iglesia de los jesuitas de Gijón durante la guerra civil españolade 1936. Llegó un grupo de marxistas y leyeron una lista de nombres para darles el paseo, que era la forma coloquial que tenían para decir que los iban a fusilar. Durante una parada del camión donde los habían metido, los milicianos aprovecharon para beber y charlar con otros compañeros. Desde el camión, los condenados oían frases, más o menos como esta: «¡Para lo que les resta de vida!». Al oirlas, el sacerdote gritó: «¡Ay, Virgen de Alba, Fray Melchor, salvadme!». Al oirlo, un miliciano se acercó preguntando: «¿De dónde eres que hablas de la Virgen de Alba y Fray Melchor? ¿Eres de Quirós?»
El sacerdote le dijo que era de allí, cómo se llamaba y porqué lo habían detenido. El miliciano contestó: «Bueno, tranquilo, yo también soy de Quirós y voy a salvarte». Le indicó que mientras entretenía a sus compañeros se bajara y escondiera debajo del camión y que, después de arrancar, huyera, diciéndole: «No olvides que quien te salvó no fue la Virgen ni san Melchor». «¿Quién, entonces?» dijo el cura. «¡Pericón de Quirós!» contestó el miliciano.13
El tercer favor puede considerarse como la segunda parte del anterior. El sacerdote que salvó la vida fue apresado de nuevo y fingió ser súbdito extranjero. Lo trasladaron a Gijón para verificar este dato, lo dejaron en una casa con la advertencia firme de que no se fugara, pero al ver que estaba solo, se escapó y buscó un refugio seguro,donde permaneció hasta que las tropas del General Franco lo liberaron.14

Fiestas, devociones y tradiciones[editar]

Como el santuario tiene ciertas dificultades de acceso, el culto oficial se reduce, aparte de las visitas en grupo o individuales, a la de su festividad, el 15 de agosto, es decir, el día de la Asunción o también llamada popularmente el día de la Virgen de agosto. Antaño siempre iba precedida de novena. La afluencia de romeros y peregrinos proceden, además de los de los pueblos del concejo, de todos los pueblos del contorno como LenaMorcínProazaRiosaGrado y también de Oviedo, Trubia, etc.15
Antonio Fernández B., químico ovetense, tiene escritas unas letras llenas de emoción cuando en 1932 y 1933 que termina con una curiosa anécdota: «...por mi espalda se percibían explosiones de cohetes, y por mi derecha también. ¿Pero es que desde aquí se escuchan dos ecos? No, hombre -me dijo mi padre-, mira, los de nuestra espalda vibran en el cielo de la Virgen de Trubaniello y los de la derecha saludan a la Virgen del Cébrano, en Teverga».16
Hay una tradición del vecino municipio de Lena que es digna de mención y que duró hasta el año 1950. Antes de amanecer, hacia las cinco de la mañana se concentraban en la plaza de la iglesia de Pola de Lena gran cantidad de personas con más de un centenar de caballerías para subir hasta el santuario de la Virgen de Alba y celebrar su festividad. La cabalgata la componían principalmente mozos de Pola, Vega del Ciego, Muñón, Villallana, etc. y tenían como punto fijo de descanso Las Morteras. Esta marcha la preparaban con muchos meses de anticipación, incluso de un año para otro. El último tramo, debido a lo estrecho del camino, ya no lo podían hacer pareados para ir conversando, sino en fila de a uno.17
El pueblo asturiano, muy aficionado al cante, ha compuesto cantidad de canciones llenas de recuerdos y pródigas en amor y esperanza, tal y como se puede observar en las siguientes, muy conocidas en esta zona:
La Virgen de Alba bendita
tiene la ermita en la peña,
también podría tenerla
en el llano si quisiera.

En Quirós la Virgen de Alba,
en Lena la de Bendueños,
y en el concejo de Proaza,
La Virgen de los Remedios.
18

Visita al santuario de san Melchor de Quirós[editar]

Fray Melchor García Sampedro, que posteriormente sería canonizado, nació el 28 de abril de 1821 en el pueblo de Cortes y fue bautizado en la iglesia de la parroquia de Cienfuegos, del concejo de Quirós. Años más tarde le llevaron a vivir al pueblo de Arrojo, justo donde está la desviación de la carretera que parte hacia el santuario de la Virgen de Alba. Estudió en la Universidad de Oviedo y antes de marchar al convento de los Padres Dominicos en Ocaña quiso visitar a la Virgen de Alba a la que le profesaba una especial devoción, no en balde se había criado en la falda de la roca de Alba. Fue a pie y acompañado de su madre y deseaba celebrar su primera Misa en el santuario, deseo que no pudo cumplir.
Cuando ya era obispo en Vietnam del Norte, antes llamado Tung-King central, le envió una carta a su hermano, que sería la última y que estaba fechada al 5 de abril de 1858 en la que le decía: «Cuando tenga ocasión volveré a escribirte, si vivo; si la Virgen de Alba me concede poder derramar mi sangre impura por la Religión, hasta el Cielo». Fray Melchor fue martirizado el 28 de julio de 1858, el papa Pío XII lo beatificó en el año 1951 y el papa Juan Pablo II lo canonizó junto a otros mártires de Vietnam el 19 de junio de 1988, dándole el nombre de San Melchor de Quirós. Desde el 28 de abril de 1889 sus restos descansan en la Catedral de Oviedo.19

Bibliografía[editar]

  • Asturias, Trono de la Madre de Dios. Florentino Fernández. 1997
  • Crónica de la beatificación del Protomártir de Asturias Fray Melchor García Sampedro. Bonet J.A. Gijón 1951.
  • Guía general del viajero en Asturias. Octavio Bellmunt y Fermín Canella. 1845. Tomo 3º
  • María en los pueblos de España. F. Fernández. 1990. Tomo 6º

Referencias[editar]

  1. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1997). F. Fernández, ed. Asturias, Trono de la Madre de Dios. Fernández A. pp. 76 y77.
  2. Volver arriba Fernández, Florentino (1990). Santuarios marianos de Asturias. Encuentro. p. 130.
  3. Volver arriba Ander Guaza y Juanto Uribarri. www.altimetrias.com http://www.altimetrias.net/aspbk/verPuerto.asp?id=468 |url= sin título (ayuda). Consultado el 30 de marzo de 2013. «Gamoniteiro».
  4. Volver arriba Ander Guaza y Juanto Uribarri. www.altimetrias.com http://www.altimetrias.net/aspbk/francia.asp |url= sin título (ayuda). Consultado el 8 de octubre de 2013. «varios».
  5. Volver arriba eKibiKe-Rutas ciclistas. «http://www.ekibike.com/ruta.php?id=6138». Consultado el 1 de abril de 2013.
  6. Volver arriba F. Álvarez, Florentino (1997). F. Fernández, ed. Asturias, Trono de la Madre de Dios. f.Álvarez. p. 76.
  7. Volver arriba Bellmunt y Canella, Octavio y Fermín (1845, 1849). O. Bellmunt, ed. Guía general del viajero en Asturias. pp. Tomo 3, pág. 452.
  8. Volver arriba «La Virgen de Alba». Consultado el 31 de marzo de 2013.
  9. Volver arriba lexorandi.es (10 de octubre de 2012). «Teología litúrgica». Consultado el 31 de marzo de 2013. «San Pío V».
  10. Volver arriba Fernández Álvarez, F. (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. tomo 6º, pág. 133.
  11. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Enuentro. pp. Tomo 6º, pág. 133. ISBN 84-7490-252-5.
  12. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. vol 6º; 134 y 135. ISBN 84-7490-252-5.
  13. Volver arriba Fernández Álvarez y varios más, Florentino y varios más (1990). La Virgen María en España. Encuentro. pp. vol 6º; 135 y 136. ISBN 84-7490-252-5.
  14. Volver arriba Bonet, J.A. (1951). Bonet, ed. Crónica de la beatificación del Protomártir de Asturias, Fray Menchor García Sampedro. Gijón. pp. varias.
  15. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1997). F. Fernández, ed. Asturias, Trono de la Madre de Dios. pp. 76 y 77. ISBN 84-922832-0-3.
  16. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Vol 6º, pág. 133. ISBN 84-7490-252-5.
  17. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Tomo 6º, pág. 135. ISBN 84-7490-252-5.
  18. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1997). F. Fernández, ed. María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Vol 6º; 134. ISBN 84-7490-252-5.
  19. Volver arriba Fernández Álvarez, Florentino (1990). María en los pueblos de España. Encuentro. pp. Vol 6º; 135. ISBN 84-7490-252-5.